La misericordia de Jesús

2 Monseñor(Por: Mons. Ángel Francisco Simón Piorno - Obispo de la Diócesis de Chimbote).- El Santo Padre Francisco acaba de convocar el Jubileo de la Misericordia. Reflexionemos:

La mentalidad contemporánea entiende mucho mejor la misericordia para los desvalidos, que la misericordia para con los pecadores. El pecado no es para ella algo de mucha densidad e importancia. La culpabilidad que puede despertar el pecado es, a lo sumo, un asunto privado que el culpable ha de ventilar con el psicólogo o con el confesor.

Jesús no piensa ni siente así. El pecado, es para Él, una realidad tremenda que degrada al ser humano al separarlo de Dios. El pecado deja tras de sí una situación personal y social que degenera la realidad y daña y envilece a la persona pecadora y a sus víctimas. Ante el pecado, Jesús experimenta el deseo de erradicarlo. Ante el pecador siente el impulso de acogerlo y perdonarlo. En consonancia con esa actitud, Jesús pasa su vida pública predicando, sanando y perdonando (Cfr. Mc 2.1-13; in 8, 1-12). También en este punto la conducta de Jesús revela eminentemente el comportamiento de Yahvé en el Antiguo Testamento.

La historia del perdón de Jesús, tiene un punto culminante: Jesús muere perdonando a sus enemigos: "Padre: perdónalos porque no saben lo que hacen" (Lc 23, 24). "Con sus parámetros de justicia, la humanidad había juzgado a Jesús y le había condenado, sentenciado y ejecutado. Pero fue incapaz de destruirlo. El pecado puede matar, pero no puede aniquilar el poder de un amor sin límites.

Este mismo gesto de perdón realizad por Jesús, es no solo aceptado por el Padre, sino asumido por Él como propio. En el perdón de Jesús a sus enemigos, Dios Padre perdona a la humanidad pecadora. Ningún otro gesto de Jesús muestra tan plenamente como el perdón a sus verdugos, el corazón de Dios Padre y su misericordia infinita para con los pecadores. Estamos en la cima de la revelación de la misericordia de Dios.

El gesto del Crucificado se completa con el gesto del Resucitado. El Señor no puede permitir que la traición de sus íntimos destruya los vínculos de amistad y de fraternidad. Se apresura a encontrarse con sus discípulos y ofrecerles incondicionalmente "la paz" (Shalom) que comporta benevolencia y misericordia (Cfr. in 20,19-21). La pregunta dirigida tres veces por el Señor Resucitado a Pedro recabando su amor es, desde luego, un velado recuerdo de su triple negación. Pero no es una factura del pasado. Cristo quiere brindar a su amigo, la ocasión de compensar el desliz pasado con el arranque de amor del presente (Cfr. in 21, 15-19).

Una conclusión se deriva espontáneamente de la contemplación del perdón de Jesús: si Dios perdona así, ¿Quiénes somos nosotros, necesitados de su perdón, para condenar a nadie?. Errar es humano. Pero perdonar es divino.

web chimbote
 
 

 

   logo coro diocesano

 

  PapaVisitaPeru

 voluntariado

logo voluntarios22

face padre sandro

 

Diócesis de Chimbote

Jirón Ladislao Espinar 456 -  Chimbote - Ancash PERÚ
Teléfono (051) 043 324171 - Email: correo@obispadodechimbote.org