Mensaje del Obispo de Chimbote por Navidad 2016

Mensaje del Obispo de Chimbote por Navidad 2016(Por: Mons. Ángel Francisco Simón Piorno).- El día 24, mucho más allá de los regalos en la cena de Navidad, nos encontramos con un niño recién nacido, el Hijo de Dios, que asume nuestra condición humana. Pertenece a la revelación: no solo se hace hombre, sino que se ha hecho carne. En las Sagradas Escrituras, la palabra "carne" significa indefensión, vulnerabilidad, fragilidad y debilidad. 

Dios se ha hecho hombre asumiendo el sufrimiento y la debilidad, sometido a la enfermedad y a la necesidad de ser protegido y querido por sus padres, acosado también por la ansiedad y el abatimiento.

Podemos afirmar, pues, que en la Encarnación y en nacimiento de Jesús, Dios quiso compartir con nosotros, no solo la naturaleza, sino la naturaleza sometida al dolor y a la caducidad.

En todas las grandes religiones y en nuestra manera de entender el cristianismo, invocamos a Dios, para que nos ayude ante las dificultades y ante la enfermedad.

Nuestro corazón anhela un Dios omnipotente, que nos brinde seguridad y protección. Dios no es sordo a nuestra llamada; pero ha venido a nuestro mundo y a nuestra realidad en el Verbo Encarnado, no como alguien lleno de poder y de fuerza, sino como un ser inerme y débil.

Al hacerse carne, Jesús, ha asumido la necesidad y la contingencia. Él nos conoce y conoce nuestras obsesiones y pecados. Por este motivo, podemos afirmar que su nacimiento no implica una intervención fulminante para acabar con los problemas del hombre, sino para darle la gracia y la fuerza que necesita, para que con coraje y paciencia, asuma los problemas de cada día, tanto personales como comunitarios. La Navidad, pues, es fuente de esperanza y liberación de la angustia.

Esta manera de proceder por parte de Dios, nos desubica con el nacimiento de su propio Hijo. Dios se queda entre nosotros y podemos encontrarlo entre los más frágiles y marginados de nuestro mundo.

Con su nacimiento en la periferia de Belén y reconocido únicamente por los más humildes de la tierra, los pastores, nos han enseñado que si de verdad queremos un encuentro con Él, es nuestra obligación acercarnos y compartir con los pobres, que son un signo cuasi sacramental de su presencia en el mundo.

No tenemos que ir a otro mundo, aquí en Chimbote se hace encontradizo con el que quiera encontrarse con Él.


(Publicado en Mar Adentro, diciembre 2016)

PORTADA MAR ADENTRO JULIO 2017

   face padre sandro

 

logo voluntarios22

 voluntariado

logo coro diocesano

 

 

Diócesis de Chimbote

Jirón Ladislao Espinar 456 -  Chimbote - Ancash PERÚ
Teléfono (051) 043 324171 - Email: correo@obispadodechimbote.org