Santa María madre de Dios

Nacimiento Jesús(Por: Fray Héctor Herrera).- El evangelio de Lc. 2,16-21, nos revela que los pastores fueron corriendo a Belén y allí encontraron a María y a José y al niño acostado en el pesebre (V.16). Es a los pobres a quienes se les manifiesta la gloria de Dios: “Hoy les ha nacido en la ciudad de David el Salvador, el Mesías, el Señor” (v. 11). Los pobres se alegran y corren presurosos. Nosotros creyentes tenemos que acudir presurosos para encontrar a Jesús, porque Él es la Luz. Nos saca de las tinieblas del egoísmo y nos descubre la luz de la solidaridad y de la paz. ESCUCHAR AUDIO

María y José, van tomando conciencia de su fe y su misión en el proyecto de la salvación que Dios tenía para nosotros. María, va descubriendo el proyecto de su hijo. Ella nos ha dado a la luz de las naciones, al Salvador de su pueblo. Sabe que sufrirá muerte de cruz y que con su resurrección nos traerá la vida. Está presente en la Iglesia naciente y en el día de Pentecostés. Por eso es esposa del Espíritu Santo. Cuida, educa y vela por sus hijos para que seamos buenos seguidores de su hijo Jesús. El mundo de hoy signado por la violencia, los conflictos, la corrupción y la mentira, la injusticia de todo tipo, la intolerancia y la irresponsabilidad, nos exige hoy más que nunca, volver nuestra mirada a las bellas páginas del evangelio. Y comprender que María es la reina de la Paz, porque ella nos ha dado al Príncipe de la Paz: Jesús de Nazaret.

El inicio de este nuevo año 2017, orienta nuestra mirada a Dios, de quien nos viene la bendición y la paz. Al celebrar esta Jornada mundial de la Paz, pidamos al Señor su bendición para nuestras familias, los que gobiernan las naciones: “El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rsotro sobre ti y te conceda la paz” (Nm 6,25-26)

El apóstol Pablo nos recuerda que Jesús se ha hecho uno de nosotros para que seamos hijos de Dios. Él nos da un espíritu de libertad que nos hace exclamar ¡Abba! Para reconocer que todos somos hermanos (cf. Gal 4,4-7)

María nos enseña a contemplar, conservar y meditar todo en tu corazón la Palabra viva que es Cristo para la misión de servir y de ayudar al prójimo (v.19). Esto significa vivir, meditar con alegría la Palabra de Dios y difundirla. Abramos de par en par nuestro corazón a Jesús, porque Él es el amigo que nunca defrauda. Está constantemente a tu lado para decirte lo mucho que te ama y que tú lo ames y lo comuniques a tus hermanos. Seamos constructores de paz con alegría. Preocupémonos de los niños, los enfermos, los pobres, los campesinos, démonos tiempo para ejercer la solidaridad y vivir el misterio de Cristo que nace cada día en tu corazón.

María es la madre maestra, educadora del amor, de la reconciliación, de la justicia y de la libertad, de la verdad y de la paz. Jóvenes: “No tengan miedo de comprometerse, de hacer el esfuerzo y sacrificio, de elegir los caminos que requieren fidelidad, constancia en el estudio y la investigación, humildad y dedicación por ser constructores de la paz. Vivid con confianza vuestra juventud y esos profundos deseos de felicidad, verdad, belleza y amor verdadero. Vivid con intensidad esta etapa de vuestra vida tan rica y llena de entusiasmo. Jesús es el Señor de los retos y desafíos para hacer una humanidad nueva” (DOMINGO 1.01.2017. CICLO A. LC. 2,16-21)

web chimbote
 

PapaVisitaPeru

PORTADA MAR ADENTRO OCTUBRE 2017

 

logo voluntarios22

 

face padre sandro

 

voluntariado

logo coro diocesano

Diócesis de Chimbote

Jirón Ladislao Espinar 456 -  Chimbote - Ancash PERÚ
Teléfono (051) 043 324171 - Email: correo@obispadodechimbote.org