Coherencia de vida

CoherenciadevidaPor: Fray Héctor Herrera).- Coherencia y testimonio de vida, son muy importantes en la vida cristiana. Mt, 23,1-12, nos habla de una clara diferencia entre la apariencia y el ejemplo de una vida recta. ESCUCHAR AUDIO

El evangelista Mateo, nos presenta la polémica entre la comunidad cristiana que probablemente había sido expulsada de la sinagoga judía. Jesús, reconoce la autoridad y enseñanza de los fariseos y escribas: “hagan y cumplan lo que ellos dicen, pero no los imiten. Ponen pesadas cargas sobre la gente, mientras ellos se niegan a moverlas con el dedo” (vv. 3-4). El afán de notoriedad, soberbia y orgullo, nos conduce a no tomar conciencia ni seriedad en nuestras acciones, dando mal ejemplo a los demás. Jesús critica la hipocresía, la vanidad, el orgullo, la apariencia, el ser reverenciado por los títulos. Y para ser vistos y admirados, como hoy, nos puede pasar a nosotros, llevan en su frente y en los bordes de sus trajes, trozos de piel o pergamino con textos de la Escritura (Ex. 13,11-16) y Dt 6,4-9; 11,13-22). Imponían fardos de legislación de la Ley de Dios, sobre la gente, que ni ellos eran capaces de cumplirlos.

La comunidad de Mateo, se define como la Iglesia de Jesús, que acoge a todos. El cristiano está llamado a dar testimonio de vida en toda su vida privada y pública, para ser testigo de la Buena noticia de Jesús. Seguir a Jesús cambia nuestra vida. “En el seguimiento de Jesucristo, aprendemos y practicamos las bienaventuranzas del Reino, el estilo de vida del mismo Jesucristo: su amor y obediencia filial al Padre, su compasión entrañable ante el dolor humano, su cercanía a los pobres y a los pequeños, su fidelidad a la misión encomendada, su amor servicial hasta el don de su vida” (DA. No. 139).

El evangelio de Jesús es una buena noticia que produce un cambio profundo en nuestra vida, como creyentes contribuimos a que esa coherencia y unidad de vida sean posibles en el corazón mismo de la sociedad. Nos plantea tres situaciones que debemos tomar en cuenta: 1) No hacer lo que se dice: nos lleva a la incredulidad y desconfianza. 2) Imponer cargas sin ayudar a llevarlas: es no caminar con nuestro pueblo, sino ser espectadores, sin producir cambios profundos en la vida y en las estructuras de la sociedad. 3) Jesús desenmascara la hipocresía y nos previene a los discípulos de no caer en apariencias, lo mismo en la sociedad civil y política: cuando se promete y no se cumple.

La misión de la Iglesia de Jesús es ser una Iglesia servidora, que ama y da su vida como su maestro, por los demás. Una Iglesia samaritana que acompaña, enseña con su ejemplo y humildad, como debe ser nuestra sociedad en general, y los políticos ser personas honestas, que con el testimonio de vida, se ganen el respeto de los pueblos. (DOMINGO 31. T.0. CICLO A. D. 05.11.2017. MT. 23,1-12)

web chimbote
 

PapaVisitaPeru

PORTADA MAR ADENTRO NOVIEMBRE 2017

 

logo voluntarios22

 

face padre sandro

 

voluntariado

logo coro diocesano

Diócesis de Chimbote

Jirón Ladislao Espinar 456 -  Chimbote - Ancash PERÚ
Teléfono (051) 043 324171 - Email: correo@obispadodechimbote.org