Discipulado, formación de agentes y clero (entrevista enero 2007)

 

Discipulado, formación de agentes y clero
para fortalecer proyecto pastoral diocesano

Con una mirada realista pero a la vez esperanzadora, Monseñor Francisco Simón Piorno, Obispo de la Diócesis de Chimbote, avizora los desafíos que tiene nuestra Iglesia local para el 2007. Exhorta a que pongamos énfasis en la formación como base pastoral y que tomemos en serio el discipulado. A continuación publicamos una entrevista que ofreciera a la reciente revista diocesana.

-Han pasado más de dos años desde que asumió efectivamente la Diócesis ¿Cuáles son los problemas y retos más urgentes para atender en las parroquias?

Considero que una de las fortalezas de la Iglesia chimbotana es que la gente tiene una extraordinaria voluntad de cooperación con la Iglesia, pero quizá no tiene la debida formación. En este sentido, insisto en que el tema del discipulado, de la formación de los agentes pastorales y del clero deben ser objetivos de muy corto plazo, si queremos que el Proyecto de Renovación Diocesana tenga los resultados que esperamos.
Hay parroquias, como Pamparomás, donde veo un trabajo muy intenso por parte del párroco, lo mismo en las parroquias de Moro, Samanco, San Jacinto y en fin... Creo que la parroquia de Huarmey trabajó muy bien en el sector urbano, pero por alguna razón no se ha trabajado en el mundo rural. Pese a todo ello, considero que tenemos serias limitaciones. Necesitamos sacerdotes que se acostumbren al mundo rural, que conozcan el lenguaje y la problemática del campesinado; para que puedan sentirse a gusto allí y al mismo tiempo convertirse en auténticos pastores y no en funcionarios.

- En el 2006 se democratizó la conformación del Equipo Diocesano de Animación Pastoral (EDAP) y del nuevo Consejo Diocesano de Pastoral con miras a un “gobierno compartido”, como usted anunció. ¿Cómo evalúa la marcha de estas nuevas estructuras?

-Algunas delegaciones no han podido funcionar muy bien; quizá hemos creado muchas cuando no tenemos al personal idóneo para ponerlo al frente de ellas. Pero el camino se hace al andar y creo que este gobierno descentralizado, de consulta permanente a aquellos que están en contacto con la gente, me ayudará muchísimo a ser un Obispo con los pies en la tierra. Las delegaciones me ayudarán sin duda alguna en el futuro. Espero que pronto se tenga en el Obispado una oficina de referencia de todas delegaciones.
De otro lado, debo decir que el Obispo también tiene la responsabilidad de buscar los medios para sostener el seminario, la planilla del Obispado y buscar colaboración para que los sacerdotes tengan al menos lo indispensable para vivir con dignidad. Mi deseo es tener una sólida base administrativa para dedicarle muchísimo más tiempo al trabajo pastoral.

-Ha expresado su preocupación por la formación de los agentes pastorales, ¿cómo va a renovarse el trabajo de la Pastoral Bíblica, Catequesis Familiar y la Escuela Superior de Educación Religiosa (ESER)?

-Creo que la ESER tiene un programa muy bien llevado y no habría que modificar nada. También se están formando grupos de Pastoral Bíblica en la Diócesis, aunque con mucha lentitud porque no todos tienen la preparación para alimentar grupos bíblicos. En cuanto a la Catequesis Familiar, se han consentido demasiadas irregularidades porque en lugar de familias constituidas hemos permitido que asistan a las sesiones de formación familiares y no los propios papá y mamá. Esto cambiará en la medida que vayamos teniendo familias cristianas; pues la formación tiene que seguir un itinerario especial que empieza desde la infancia hasta la reiniciación cristiana de adultos.
De otro lado, espero que a través de la Oficina Diocesana de Educación Católica (ODEC) los profesores de religión se conviertan en verdaderos agentes pastorales de la Iglesia que trabajan en la escuela.

-La juventud es un sector de la población por atender. ¿Qué desafíos tiene la Delegación de Pastoral Vocacional, Juvenil y Universitaria?

-No todo aquel que aspira ser sacerdote llegará a serlo, algunos abandonan el Seminario a pesar de los años de estudio. La Iglesia quiere sacerdotes que sean fundamentalmente pastores, jóvenes que entreguen su vida por el rebaño. No tengo la tentación de tener el seminario lleno, si no es de calidad. En cuanto a los grupos juveniles, este año he confirmado a grupos numerosos de jóvenes, todos muy entusiastas, aunque hará falta acompañarlos en este camino. Respecto a las universidades se necesita tener más presencia. La creación de capillas en algunas universidades, como en ULADECH y el Instituto Pedagógico, son algunos avances.

LA VIDA SOCIAL Y POLÍTICA

-Con relación a las nuevas autoridades, y tras la experiencia de las gestiones anteriores, ¿cómo pueden hacer estas autoridades para responder a las verdaderas necesidades de sus electores?

-Cada una de las autoridades ha sido llevada al puesto que tiene gracias al voto de la ciudadanía. Me parece importante que ellos empiecen a ser presidentes regionales de toda la región y alcaldes de toda la provincia o del distrito. Ellos fueron elegidos con el porcentaje de votos más elevado, pero no toda la ciudadanía votó por ellos y por eso cualquier presidente regional o alcalde provincial o distrital tiene que aprender a sumar y no a dividir ni restar. Una autoridad debe tener muy claro cuáles son los problemas de su pueblo y aprovechar bien los recursos para responder a sus demandas y expectativas.
Pero también por el lado de la ciudadanía, creo que debemos trabajar bastante y vigilar a las autoridades.

-¿Cómo evalúa a las instituciones y al empresariado de Chimbote en su compromiso con el desarrollo local y regional?

-En el empresariado hay honrosísimas excepciones que poseen un espíritu fuerte de solidaridad y que son conscientes que este mar les dio todo, que esta ciudad les ha dado fortunas. Otros tienen que aprender a compartir, invirtiendo y generando empleo. Otra obligación es el cuidado del medio ambiente; debemos desterrar ese slogan que relaciona el mal olor y la contaminación con la riqueza. Se puede generar dinero sin contaminar. (Revista Diocesana, enero 2007)

 

web chimbote
 
 

 

   logo coro diocesano

 

  PapaVisitaPeru

 voluntariado

logo voluntarios22

face padre sandro

 

Diócesis de Chimbote

Jirón Ladislao Espinar 456 -  Chimbote - Ancash PERÚ
Teléfono (051) 043 324171 - Email: correo@obispadodechimbote.org