DOMINGO DE PASCUA. DESDE LAS SOMBRAS... ESPERO CONTRA TODA ESPERANZA

DOMINGO DE PASCUA

DESDE LAS SOMBRAS... ESPERO CONTRA TODA ESPERANZA

La esperanza cristiana no nace de un optimismo ni biológico ni histórico, ni de la estupidez o la falta de realismo. La esperanza del creyente no cierra los ojos a lo que hoy y siempre combate y amenaza a la vida humana. Es contra toda esperanza.

Asistimos a la descomposición moral de nuestro mundo muy orgulloso de su libertad, pero más esclavo que nunca de instintos primarios con los que se comercializa a gran escala. Y se vende como progresía lo que, a todas luces, son constantes de mundos pasados y decadentes: el aborto, la homosexualidad, la bancarrota de la familia...

Éstos y otros muchos fenómenos, entre los que siempre hay que destacar la pésima distribución de la riqueza creada para todos, el enriquecimiento de los países más ricos a costa de los más pobres, y atizar guerras en beneficio propio, para favorecer la industria y la salida de armamentos, el terrorismo a escala internacional, no son motivos de optimismo ni siquiera para los ilusos. Sin embargo, en medio de todo no decae la esperanza cristiana. Que no se apoya en cifras y acontecimientos espectaculares, sino en la acción soberana del Espíritu de Cristo resucitado que fecunda las entrañas de la tierra y circula por las venas de la historia.

Como la primavera sucede al invierno, pero sin los automatismos de las leyes físicas y biológicas de la naturaleza, así la vida del Señor resucitado sucede a la muerte humana. Aquí entra en juego la fe y la acción del ser humano, inducidas por el amor.

¿Qué cabe esperar? Todo, porque “esperanza de cielo tanto alcanza cuanto espera”, en versos de S. Juan de la Cruz. ¿Qué cabe hacer? Quizá no mucho, si se mide con criterios de eficacia humana. Pero algo muy valioso cuando nos empeñamos en derrochar a nuestro lado la afabilidad y la alegría sencilla y permanente. Cuando necesitamos muy poquito para vivir y menos para morir. Hay formas muy sencillas de vivir y compartir que ni son estériles ni caen en el vacío. Espero no porque los hombres y mujeres seamos gigantes ni héroes, sino porque el Dios de la vida es misericordioso y cuenta con nosotros.

Feliz Pascua de Resurrección.

 

PORTADA MAR ADENTRO JUNIO 2019  

 logo voluntarios22

face padre sandro

 

voluntariado

 

logo coro diocesano

Diócesis de Chimbote

Jirón Ladislao Espinar 456 -  Chimbote - Ancash PERÚ
Teléfono (051) 043 324171 - Email: correo@obispadodechimbote.org