El bautismo de Jesús. C. B. D. 11.01.2015 Mc. 1,7-11. Tú eres mi hijo amado

bautimoEL BAUTISMO DE JESÚS. C. B. D. 11.01.2015 MC. 1,7-11. TÚ ERES MI HIJO AMADO El bautismo de Jesús, va unido a la Epifanía, porque Jesús se va a manifestar públicamente. Con esta fiesta, se cierra el ciclo de navidad. El evangelio de Mc 1,7-11 Juan Bautista nos dice claramente: Yo bautizo con agua. Detrás de mí viene uno con más autoridad que yo, y yo no soy digno de agacharme para soltarle la correa de sus sandalias (Mc 1,7-8). Con esta actitud humilde Juan confiesa que él no tiene el poder, sino Jesús el “que los bautizará con el Espíritu Santo” (v.8). ESCUCHAR AUDIO

Jesús viene de Nazaret de Galilea para hacerse bautizar por Juan. No necesitaba ser bautizado, quiere ser solidario con su pueblo que anhela la justicia y el derecho. Él nos hará renacer a una vida nueva que es un cambio personal y comunitario. Se cumple en él las palabras del profeta Isaías: “Miren a mi siervo a quien sostengo; mi elegido, a quien prefiero. Sobre él he puesto mi espíritu para que promueva el derecho en las naciones”(Is. 42,1)

“En cuánto salió del agua, vio el cielo abierto y al Espíritu bajando sobre él como una paloma” (v.10). El cielo se abre para la humanidad. Se nos abre el camino de la felicidad para reconocernos como hijos de un mismo Padre. El Espíritu estaba en él. Era el signo de la manifestación del amor de Dios que lo proclama: “Tú eres mi Hijo querido, mi predilecto” (v.11)
¡Qué ternura tan grande y maravillosa de Dios que en su hijo predilecto, nos ha hecho amados de Dios!

Jesús por su bautismo nos hace conocer la Trinidad: el Padre que manifiesta al Hijo y el Espíritu que lo posee. Jesús no se bautiza para el perdón de los pecados, sino para darnos vida, amor, fe, esperanza. Se reabre en Jesús la comunión con Dios y la humanidad.

Tú también por tu bautismo has sido elegido, llamado por tu nombre para renacer a una vida nueva, para que cambiando en tu corazón y en tu mente, reconozcas que eres un hijo, a de Dios, llamado a construir comunidad, la Iglesia, cuya misión es establecer el derecho y la justicia, como signos concretos de la reconciliación con Dios y con tu hermano.

El bautismo de Jesús marca su misión de salvación a toda la humanidad. Así lo comprendió Pedro al bautizar a Cornelio: “Verdaderamente reconozco que Dios no hace diferencia entre las personas sino que, acepta a quien lo respeta y practica la justicia, de cualquier nación que sea” (Hech 10,34-35)

Tú, nosotros como bautizados, tenemos la misión de comunicar la salvación, la vida de Dios.No cerremos nuestro corazón al dolor humano, trabajemos por la paz y reconciliación en la familia, para que no haya más esclavos, sino personas libres, hermanos, que no existan más muertes ni injusticias, sino donde practiquemos el derecho y la justicia de Dios.
Somos miembros de una comunidad cristiana y nuestro testimonio de vida, tiene que ser manifestación del amor de Dios. Pongamos más alegría, fe, amor, ternura para reconocer que Jesús es el centro de nuestra vida. (Fr. Héctor Herrera, o.p.)

   

 

 

face padre sandro

 

logo voluntarios22

 voluntariado

logo coro diocesano

 

 

Diócesis de Chimbote

Jirón Ladislao Espinar 456 -  Chimbote - Ancash PERÚ
Teléfono (051) 043 324171 - Email: correo@obispadodechimbote.org